Aprender a Dialogar Correctamente

Muchas de nuestras fallas se deben a una mala comunicación. A que no somos buenos dialogando con nuestras parejas, hijos, padres, hermanos, amigos o compañeros de trabajo.

El buen diálogo se puede resolver si aprendemos a escuchar activamente y si hablamos para que los demás nos puedan entender.

Para lograr una Escucha activa es importante:

Dar la Atención debida a quien nos habla, con toda la actitud mental y corporal, para enfocarnos en lo que nos van a decir, dándoles la importancia que se merecen al hablarnos, escuchándolos detenidamente, sin mostrarles que estamos concentrados en otra cosa mientras les oímos porque al hacer dos cosas simultáneas alguna de las dos no va a salir bien y probablemente sea que no entendamos todo lo que nos están diciendo.

Ser Abiertos a escuchar todo lo que nos van a decir, con tranquilidad, sin estar pensando en que estamos apurados, sin prejuzgar al que nos habla, sin asumir que ya sabemos de lo que nos va a decir, porque muchas veces al hacerlo nos equivocamos. 

Estar dispuestos a Acoger a aquellos que se acercan a hablar con nosotros, haciéndolos sentir como bien recibidos y apreciados al recibir nuestra atención y acogida amistosa.

Para lograr hablar para que nos entiendan es importante:

Hablar con Claridad, sin rodeos, explicando directamente lo que se quiere decir, sin términos rebuscados, sin adornos excesivos que confundan a los demás. 

Antes de hablar con los demás debemos saber lo que queremos decir porque de lo contrario no tendremos claridad.

Cuando hablemos con otros es importante cuidar el modo como les decimos las cosas, sin herir ni ofender a los demás, teniendo Caridad en el trato con la comprensión hacia quien nos va a escuchar.

Para que nuestra comunicación funcione, lo que hablemos debe ser de Calidad, es decir, que aporte valor a quien nos escucha gracias al buen contenido de nuestra conversación. 

Dialogar es un proceso de dos vías, alguien habla y el otro escucha, y viceversa, por lo que es importante verificar que realmente se nos está entendiendo, y para eso es bueno realizar preguntas de respuestas abiertas de tal forma que quien escuchó pueda explicar lo que entendió y así saber si es lo que realmente lo quisimos dar a entender.

No hay diálogo si no hay respeto. Esto implica que ninguna de las personas debe colocarse en una actitud impositiva porque obtendrá una actitud de rebeldía, o en una actitud de darle poca importancia o burla a lo que se está diciendo porque obtendrá molestia.

La mejor forma de dialogar es comunicarse al mismo nivel, es decir, con el mismo nivel de concentración y entrega.

Quien sabe dialogar podrá ser capaz de negociar, de lo contrario será imposible que lo logre.

Cuando dialoguemos para negociar nuestro enfoque debe estar en los intereses y no en las posiciones de cada uno.

Enfocarse en los intereses es buscar soluciones a las problemáticas para aprovechar las oportunidades mutuas, mientras que enfocarse en las posiciones es tratar de hacer que el otro sea como nosotros aunque eso pueda estar contra sus principios, lo cual no va a suceder.

Los diálogos correctos permiten negociar porque logran actitudes ceder-ceder para obtener el ganar-ganar.

Entonces nos deberíamos preguntar: ¿Nos estamos comunicando bien?, ¿Nos aseguramos que otros nos entiendan lo que realmente queremos decir?, ¿Estamos respetando a los otros con una escucha activa y una conversación clara?, ¿Nuestras actitudes son las correctas al escuchar y al hablar?.

Te invito a comentarme esto. ¿Qué opinas al respecto?.

Daniel Rodriguez

About Daniel Rodriguez

Consultor Senior de Soluciones de Negocios en Internet, Desarrollo y Diseño Web, SysAdmin, Gerencia de Proyectos, Ventas, Mercadeo con más de 25 años de experiencia en empresas de tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*