Lo que aprendí de mis jefes

En mi trayectoria de 30 años de profesión  he tenido la oportunidad de trabajar para múltiples jefes y hoy quisiera darles las gracias por sus aportes a mi crecimiento personal y profesional.

De cada uno de ellos aprendí una manera de ser que ayudó a formar mi personalidad en el trabajo y quisiera citarlos para resaltar sus virtudes:


Mi primer Jefe fue Miguel Corbie, quien me enseñó a ser exigente, proactivo y competitivo. Miguel era una máquina y siempre estaba dos pasos por delante de los demás para supervisar el cumplimiento. Me enseñó el estilo de la gerencia corporativa venezolana.


Luego vino Gianni Grimaldi, quien me enseñó a ser emprendedor, con la mejor actitud y enfrentando el trabajo con humildad y mucho esfuerzo. El que persigue sus sueños puede lograrlos. Me enseñó la capacidad de emprendimiento técnico italiana.


Entonces conocí a Roland Martens, quien me enseñó a ser aventurero, creativo y a amar la ingeniería, como líder responsable de equipos de proyectos, cumpliendo con el alcance técnico prometido y mostrándome la importancia de hablar múltiples idiomas.


Allí también conocí a Javier Gracia, quien me enseñó a ser un vendedor profesional, guiándome en el camino de ganar licitaciones de importantes proyectos de ingeniería analizando lo necesario para manejar los riesgos adecuadamente.


Roland, Javier y otros líderes de esa época me enseñaron la cultura y la calidad del trabajo alemán.


Fue luego cuando conocí a Luis Gamboa, quien me enseñó a ser un caballero en los negocios, con un estilo técnico y comercial combinado que marcó mi forma de entender las oportunidades. Me delegó retos complejos que supe aprovechar.


Entonces llegó Rafael Stifano, el ser más optimista que he conocido en mi vida, un ejemplo de cómo ser un ganador con una sonrisa siempre presente en el rostro. Me enseñó que siempre existe una alternativa posible para ganar un negocio y que siempre debemos lograr nuestros objetivos comerciales.


Luego vino Steve Kelly, quien me lideró con la técnica más inquisidora que he vivido, siempre haciéndome las preguntas más duras para medir mi capacidad de reacción, una tras de otra sin parar, enseñándome además a gerenciar con base en estados de ganancias y pérdidas, haciéndome responsable de los resultados para los inversionistas.


Finalmente en mi carrera como empleado mi jefe fué Joao de Aguiar quien me enseñó cómo se puede llegar a ser un gerente general partiendo por la capacidad de gestión administrativa manejando excelentes relaciones humanas.


Luis, Rafael, Steve, Joao y muchos otros me enseñaron la competitividad y la cultura de la gestión de negocios estadounidense.


Entonces consideré que estaba listo para lanzarme en benjie en mi propio emprendimiento junto con mi esposa, eso fue hace ya 15 años, y desde allí mis jefes son nuestros clientes,  nuestros empleados y el gobierno que regula las leyes y el entorno.


Lo que comprendí es que siempre vamos a tener un jefe y de él debemos aprender lo máximo que podamos para crecer en todos los sentidos, tal y como me lo predijo mi padre cuando aún era un adolescente.


Gracias a todos mis jefes por haber forjado mi personalidad profesional. En mí siempre tendrán un amigo y un servidor.


Un abrazo para ustedes donde quiera que estén.

Daniel Rodriguez

About Daniel Rodriguez

Consultor Senior de Soluciones de Negocios en Internet, Desarrollo y Diseño Web, SysAdmin, Gerencia de Proyectos, Ventas, Mercadeo con más de 25 años de experiencia en empresas de tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*